Un hombre grande para hacer grupo

Ale Moreno llega a Avilés después de quince años como jugador profesional para hacerse cargo de la dirección deportiva del Belenos

Ale Moreno es, desde el 1 de agosto, el nuevo entrandor del Belenos R. C. Mide 182 centímetros y supera con holgura los 100 kilos de peso, pero su presencia imponente contrasta con una conversación tranquila y amable. Felipe Blanco, el presidente del club de rugby avilesino, le convenció para hacerse cargo de la dirección deportiva del club que regresó este año a la División de Honor B. Y en ello está desde apenas unos días.

Ale-playaNació en Buenos Aires en 1973 y un año después se mudó a la Patagonia con sus padres y toda su familia materna, de origen italiano. Allí, en la provincia de Río Negro, comenzó a jugar al deporte que le ha acompañado y le acompaña por medio mundo desde que tiene cuatro años. Habla cinco idiomas y tiene "una agenda que va desde la Polinesia hasta Marruecos", presume.

Cuenta sonriente que de 1997 a 2011, cuando se retiró como jugador profesional, "lo único que hacía ocho horas al día era rugby". Durante tres lustros Moreno compitió al más alto nivel profesional en Argentina, Francia, Inglaterra e Italia. Fue campeón de Sudamérica con la selección de su país en 1998, un año después de debutar con "los pumas", el combinado argentino. En 1999 fue llamado a la selección italiana con la que jugó la Copa del Mundo en Gales y varios encuentros de la Copa Seis Naciones, uno de los torneos más importantes del planeta. Moreno tiene doble nacionalidad.

Con el Perpiñán, uno de los equipos franceses donde jugó, disputó una final de la Heineken Cup, "la Champions del rugby", dice. Y otras dos con los Leicester Tigers de Inglaterra. Con estos últimos vivió el que recuerda como uno de sus mejores períodos profesionales. "En 2007 jugamos las tres finales tres fines de semana consecutivos: copa, campeonato y 'Premier Cup': ganamos los tres.", recuerda. Su andadura profesional en Europa se acabó en 2011, año en que volvió a Argentina después de entrenar durante un año al Leeds, en la primera división inglesa.

"Me gusta el desafío de llenar el club de niños -quieren superar los 300-, que aprendan un deporte diferente", afirma. Piensa que el rugby "forja el carácter a un niño entre seis y doce años el resto de su vida", asegura. "Tienes que ser compañero, tienes que ser tolerante, tienes que tener disciplina… Y todo lo abarca el rugby", asevera.

Por eso el entrenador italo-argentino pretende ir personalmente a todas las escuelas primarias para promocionar el deporte entre los más pequeños. Quiere "un club de rugby familiar como tiene que ser: que vengan el papá, la mamá, el hermano, la tía, la abuela…" Afirma que de todos los deportes que ha practicado "el rugby es totalmente diferente" porque "todo el mundo, de todos los colores, de todos los tamaños, puede jugar".

Moreno aplica su filosofía a todos los niveles, lo mismo con el proyecto de base que ya ha hecho suyo que con el entrenamiento del primer equipo. "En el rugby, cuanto más grupo tienes y mejor resultado va a haber", asegura. Desde el entrenamiento en la playa de Salinas adelanta que durante la pretemporada cambiará continuamente los lugares de ejercicio, que incluirán la montaña para dar un buen tono físico a la plantilla y sobre todo "por la parte mental, para no estar siempre en el mismo lugar". Dice que después del entrenamiento se irán a comer todos juntos "para hacer grupo", su palabra predilecta.

 

Artículo: Carlos Heras, LNE (http://www.lne.es/aviles/2014/08/10/hombre-grande-grupo/1626711.html)

Suscríbete a nuestras noticias

Introduce tu correo electrónico y te mantendremos informado sobre las últimas noticias del Belenos RC.

1 Comment on Un hombre grande para hacer grupo

  1. cesar moure // 10 August 2014 at 22:56 // Reply

    Hay jugadores que tambien jugaron con la selecion española los quisieron fichar equipos de rugby como el biariz de francia y el lousa de portugal y que tubieron que dejar de jugar al deporte que aman por que tenian que trabajar y si se lexionavan no llevavan el pan a su casa

Deja un comentario